Dos novelas de Emilio Salgari y el Paraguay

Emilio Salgari escribió dos novelas de ficción con protagonistas paraguayos, una de ellas con base histórica en la Guerra contra la Triple Alianza. Aquí les presentamos una de ellas para su lectura en streaming.

Tapa del libro El Tesoro del Presidente del Paraguay en su edición de 1958, Editorial Pulga, Barcelona

Emilio Salgari (Verona, 1862–Turín 1911), escritor, marino y periodista, nació apenas un par de años antes que comience la Guerra contra la Triple Alianza (1864–1870). Escribió, principalmente, obras de aventura.

La más conocida de ellas es el Pirata Sandokan, perteneciente a la serie o ciclo «Piratas de Malasia». Acostumbrado a realizar sus escritos en series, también se suman los ciclos Piratas del Caribe, Piratas de las Bermudas, Aventuras en el Far–West y otros denominadas menores, entre las que se encuentra la conocida como Los dos marineros, de las que forman parte El Tesoro del Presidente del Paraguay y El Continente Misterioso.

El Tesoro del Presidente del Paraguay

Esta novela fue editada en Turín y publicada en 26 entregas en el periódico Il Novelliere Ilustrato desde el 7 de enero hasta el 15 de julio de 1894.

La trama de esta obra, ambientada en 1869, incluye un viaje misterioso desde la ciudad de Boston, USA, a bordo de un barco, el Pilcomayo, que debía navegar hasta el Sudamérica y forzar el paso por el río Paraguay para hacer llegar al Mcal. Francisco Solano López un cargamento de armas y municiones en pleno desarrollo de la guerra.

La tripulación está formada por un capitán, dos marineros paraguayos y un funcionario del Estado que sufren mil peripecias para tratar de cumplir su tarea que incluía la entrega de algo mucho más importante que las armas, una carga importante de diamantes para financiar la guerra.

La aventura continúa con la voladura del barco ante el fracaso de la misión, así como el vuelo en globo aerostático de los paraguayos. Reseñamos hasta ahí, dejando que la lectura del libro dé las respuestas a las preguntas que pudieran haberse formado.

El Continente Misterioso

El Continente Misterioso, por su parte, fue publicada en 1894 también en Turín, bajo la forma de una novela de aventuras protagonizada en Australia de fines del siglo XIX, por un puñado de exploradores occidentales, entre los que se encontraban los mismos protagonistas paraguayos de El Tesoro del Presidente del Paraguay, que se enfrentan a la hostilidad de la naturaleza y de las tribus nativas.

Emilio Salgari, a pesar de la prolifidad de su obra, sufrió del desdén del algunos colegas y editores de la época debido a que lo consideraban un escritor «liviano», poco comprometido y afecto a la ficción. Sin embargo, la lectura de sus obras refleja todo lo contrario, demuestran un compromiso social muy importante.

En cuanto a las obras sobre el Paraguay, que se sepa nunca estuvo por estas tierras y que alimentó su conocimiento en las bibliotecas y libros referentes al Paraguay ya que los detalles descriptivos son muy exactos.

Desde Aranduvera Biblioteca Digital Abierta les recomendamos fechacientemente la lectura de la obra de Emilio Salgari, y sobre todo de aquellas dos referentes a temas y personajes paraguayos. Más abajo les dejamos el enlace que le llevará al material de lectura en streaming de El Continente Misterioso.

Enlace a la obra El Continente Misterioso

Total de vistas 4,085 , Vistas hoy 3 

Juan Sinforiano Bogarín

Obispo y primer arzobispo de Asunción

Juan Sinforiano Bogarín, una de las figuras más importantes de la curia nacional, tiene entre sus ascendientes a otras como San Roque González de Santa Cruz, el misionero Amancio González y el prócer Javier Bogarín.

Monseñor Juan Sinforiano Bogarín
Monseñor Juan Sinforiano Bogarín

Mons. Bogarín escribió sus memorias, las que son un documento muy original para leer la historia del país, relatada desde su función pastoral. Vale la pena echar un vistazo a ellas.

Nació en Mbuyapey, localidad del departamento de Paraguarí, el 21 de agosto de 1863, apenas un año antes del inicio de la Guerra Grande, contienda en la cual perdió a sus progenitores. Primero a su padre, durante la defensa de Humaitá, y luego a su madre por la enfermedad del cólera, residenta en la localidad de Borja.

Huérfanos él y sus tres hermanos fueron criados por una tía materna durante esos duros años que fueron los de guerra y posguerra para el Paraguay. Cuando el Seminario Conciliar de Asunción abrió sus puertas en 1880 para continuar la prolífica labor que desempeñó durante años, teniendo sus antecedentes inmediatos en el Real Colegio Seminario de San Carlos, el joven Bogarín fue de la primera generación de ordenados, específicamente en 1886, el 24 de febrero.

Designado al siguiente año como párroco de la Catedral, los años en que estuvo al frente sirvieron para encarar proyectos de remodelación y restauración del templo, venido muy abajo por el tiempo y las acciones de la guerra contra los aliados, cuyos efectos también se hicieron sentir en la conformación del clero nacional que estaba reducido y desorganizado.

Precedido de un gran prestigio popular por la sencillez de su prédica como pastor, su trabajo apostólico y el apoyo a las diferentes organizaciones que rodeaban a la Iglesia, su nombre fue propuesto en una terna junto a Claudio Arrúa y Antonio Palacios para cubrir la vacancia dejada por el obispo Pedro Juan Aponte a su muerte en 1891.

En 1894, mediante Bula Papal, León XIII lo exaltó a Obispo del Paraguay, siendo consagrado el día de San Blas, el 3 de febrero de 1895, por el monseñor Luis Lasagna. En el año 1929, fue creada la Provincia Eclesiástica del Paraguay y en 1930 Juan Bogarín recibió el cargo arzobispal, convirtiéndose en el primero en este cargo en nuestro país.

Luego de 54 años de gran labor pastoral en que le cupo la reorganización del clero nacional, después del ordenamiento de casi cien jóvenes paraguayos, luego de haber apoyado la llegada de otras órdenes religiosas al país, de un gran apoyo a las organizaciones sociales y campesinas en defensa de sus derechos y de sus tierras; habiendo precautelado en un periodo de gran crispación civil por los enfrentamientos internos políticos los intereses de su feligresía con sendas Cartas Pastorales, falleció a los 85 años de edad el 25 de febrero de 1949, apenas luego de emitir la última de ellas siete días antes, un día como hoy 18 de febrero.

Fuentes:
Zubizarreta, Carlos. Cien vidas paraguayas. 1985. Editorial Servilibro, Asunción
Amaral, Raúl. Forjadores del Paraguay.
Seiferheld, Alfredo. Mis apuntes. Memoria de Monseñor Sinforiano Bogarín. 1986. Editorial Histórica. Asunción
Bray, Arturo. Hombres y épocas del Paraguay. 1957. Buenos Aires

Total de vistas 5,190