Incorporaciones a la Colección Vera-Scuderi

La Colección Vera-Scuderi se complace en presentar dos nuevas incorporaciones que pronto estarán al alcance de sus usuarios.

Tapa del libro de Hipólito Sánchez Quell
Tapa del libro de Hipólito Sánchez Quell

En el año 1974, bajo los auspicios de la editorial Casa América, el historiador nacional Hipólito Sánchez Quell publicó el libro «El caricaturista Miguel Acevedo y su época», una semblanza del prolífico dibujante paraguayo y su contexto.

Con un importante prólogo de Enrique de Gandía, en 16 artículos y 277 páginas, Sánchez Quell va desgranando detalles de las distintas ciudades en las que vivió y trabajó Acevedo, como Nueva York, Buenos Aires, México, Asunción o París.

El texto es imprescindible para quien realiza estudios de las artes gráficas paraguayas y esté interesado en el desarrollo de las mismas.

 

Tapa del compendio Los partes del conductor
Tapa del compendio Los partes del conductor

Por otro lado, desde el Comando en Jefe de las FF.AA. de la Nación, editado por la Sección Historia e Imprenta Militar en el año 1950, ofrecemos «Los partes del conductor. Comunicados oficiales sobre la Guerra del Chaco», un material imprescindible para quien esté interesado en la historiografía del conflicto bélico que nos enfrentó a Bolivia entre 1932 y 1935.

En 268 páginas, con profusas fotografías y mapas, este compendio ofrece información imperdible para el interesado en estos temas.

Pronto, ambos serán subidos a la página web en formato de lectura en streaming, a disposición de todos los usuarios de Aranduvera.

Total de vistas 3,579 , Vistas hoy 9 

Olga Blinder

Olga Blinder cumple el día de hoy, 30 de diciembre, 94 años con nosotros. Las siguientes son unas apreciaciones totalmente personales y subjetivas acerca de la maestra.

Xilograbado de Olga Blinder que ilustra un poema de Mauricio Schvartzman fechado en 1971 y publicado en las páginas 24-25 de la revista Criterio N.º 10-11 también de 1971
Xilograbado de Olga Blinder que ilustra un poema de Mauricio Schvartzman fechado en 1971 y publicado en las páginas 24-25 de la revista Criterio N.ºs 10-11, también de 1971, llamado «Han encerrado a un hombre hace tantos años»

Hecha la advertencia del caso, hablo en tiempo presente porque de esa manera está en el recuerdo de quienes alguna vez fuimos «tocados» por ella de alguna forma.

No estuve mucho tiempo con Olga Blinder como otros, pero sí el suficiente para habernos conocido algo. Desde su primer cruce de palabras conmigo cuando una noche de día lunes en el Instituto Superior de Arte, en aquellas bienvenidas tan particulares que organizaban en el patio de la casa de Ana Díaz los profesores, entre ellos el recordado Carlos Cristaldo, nos encontramos en el patio bajo la recordada y añeja Santa Rita.

Muy fiel a su estilo –había sido– me preguntó para qué creía yo que me matriculé en el Instituto. Muy suelto le dije:

–Para tener un título.

–Estas equivocado –me contestó–. Te vas a llevar mucho más que eso de aquí…

Desde esas primeras palabras que cruzamos, mucha agua pasó bajo el puente de mi educación en artes en el ISA y ella estuvo al lado en muchas de ellas, a veces a palanganazos, a veces ayudándome a pasar el puente. Pero aprendí mucho de ella, quizá más de su vida y de sus observaciones que lo académico, que al fin y al cabo es de lo que también se trata la «educación».

HomenajeOlga01lowUna de las cosas que supe de ella, es que le gustaban las noches de luna naciente, cuando un haz de luz en curva recorta el cielo en plena oscuridad. Los que la conocimos y estamos atentos al detalle la conocemos como la «luna de Olga».

Otras de las cosas que aprendí de ella es que no era una mujer fácil, pero para referirse mejor a eso están los panegiristas y los biógrafos. En el Instituto Superior de Arte siempre está presente, pero de otra forma, casi omnipresente; y en el recuerdo de todos los que la conocimos y tratamos con ella, también.

 

Total de vistas 3,275 , Vistas hoy 14