Sistema Nacional de Áreas Protegidas

Nuestro país siempre se ha destacado por su exuberante naturaleza, muy caída a menos por su explotación continua. Para tratar de protegerla, aparte de los esfuerzos particulares y de organizaciones no gubernamentales, en 1994 fue creada esta institución.

Turistas practicando rapel en el cerro Yaguarón, Yaguarón
Turistas practicando rapel en el cerro Yaguarón, Yaguarón

El SINASIP es el sistema de áreas protegidas que fue creada con el propósito de gestionar la política nacional o gubernamental en la materia. Fue creada por ley en el año 1994 inspirada en el artículo 5 de la Ley de Áreas Silvestres Protegidas.

Este sistema funciona a través de la SEAM (Secretaría del Ambiente), la oficina que tiene a su cargo la formulación de políticas, así como la coordinación de los programas establecidos en el Plan Nacional de Desarrollo y que hacen referencia a la preservación, conservación y el manejo de los recursos naturales.

Nuestro país cuenta, oficialmente, con 17 parques nacionales: Parques nacionales de Bella Vista, Caazapá, Cerro Corá, Lago Ypacaraí, Paso Bravo, Lago Ypoá, Ñacunday, Saltos del Guairá, San Luis, Ybycuí, San Rafael, Defensores del Chaco, Tinfunqué, Tte. Agripino Enciso, Médanos del Chaco, Río Negro y Chovoreca.

Así también un paisaje protegido: Cerro 2 de Oro, una reserva de recursos manejados: Reserva Yvytyrusú; un refugio de vida silvestre: Reserva Yavevyry; tres reservas ecológicas: Capiibary, Cerro Lambaré y la Bahía de Asunción.

Igualmente cinco monumentos naturales: Cerro Chororí, Cero Kõi, Macizo Acahay, Kuri’y, Cerro Cabrera/Timane; 13 reservas naturales privadas: Bosque Mbaracayú, Arroyo Blanco, Morombí, Ypetí, Toro Mocho, Ñú Guazú, Ka’i Ragué, Tapytá, Cañada del Carmen, Palmar Quemado, Ñú Guasú, Cerrados del Tagatiya y Tagatiyami.

Se suman también dos reservas biológicas: Itabó y Limo’y; cuatro refugios biológicos: Mbaracayú, Tati Yupí, Carapá e Isla Yacyretá; cuatro reservas de la biósfera: Mbaracayú, Cerrado del Río Apa, del Chaco y Alto Paraguay y Boquerón.

Todas estas áreas protegidas ocupan un 14,9% del total de la superficie del país. Sabemos que de todas maneras, cualquier medida que se tome en cuanto a la preservación de la naturaleza es poca y se deben seguir implementando políticas que involucren tanto al sector público como privado.

Fuente:
SEAM y SINASIP, Plan Estratégico 2010-2015.

Total de vistas 3,859 , Vistas hoy 5 

La Constitución de 1870, sus antecedentes

En enero de 1869 ocuparon la ciudad de Asunción las fuerzas aliadas de Argentina, Brasil y Uruguay, y con ello terminaba una época y comenzaba otra en la historia de nuestro país, tal como la reconstrucción de las instituciones que sufrieron daño y la creación de otras nuevas.

Acta manuscrita de la Convención Nacional Constituyente (1870). Archivo digital, gentileza de la Biblioteca Nacional del Paraguay, copia del autor
Copia facsimilar del acta manuscrita de la Convención Nacional Constituyente (1870). Archivo digital, gentileza de la Biblioteca Nacional del Paraguay, copia del autor

Una de esas instituciones es la Constitución, una de las consagraciones más importantes del sistema jurídico de cualquier nación, fruto de la inteligencia y el entendimiento de su pueblo reunido en convención constituyente para llevar adelante el objetivo nacional.

Si bien es cierto que en 1842 se tuvo el primer intento de una Carta Magna durante el gobierno de don Carlos Antonio López, ésta no llegó más allá de un reglamento de gobierno. Tampoco hubo mucho tiempo de avanzar, porque la Guerra con la Triple Alianza llegaría pocos años después con su carga trágica para el pueblo paraguayo.

Y es así que las fuerzas aliadas enemigas ocuparon en enero de 1869 la ciudad de Asunción mientras el Mcal. López iniciaba su camino sin regreso hacia el norte del país para terminarlo en Cerro Corá 14 meses después.

Mientras tanto, la injerencia de los países de la Triple Alianza, especialmente del imperio del Brasil y de la Argentina se hizo sentir por mucho tiempo sobre todos los asuntos políticos y sociales en nuestro país, incluso hasta hoy en día.

La efervescencia política en Asunción, luego de la ocupación, alcanzó niveles muy altos. Comenzaron los grandes movimientos populares que terminarían con la creación de los dos grandes partidos políticos, la discusión sobre los derechos civiles y la laicidad del Estado, la recuperación de la educación y del comercio, y comenzaron los movimientos inmigratorios y la repatriación.

De igual manera, en cumplimiento del Tratado de Alianza contra el Paraguay del 1 de mayo de 1865, sus integrantes se prestaban a imponer sus condiciones a través de un protocolo y los políticos paraguayos aceptaron, exactamente un día como hoy pero de 1869, las condiciones de los enemigos para la conformación de un gobierno provisorio en el Paraguay que tendría, entre otras, la misión de convocar a una asamblea nacional constituyente para la creación de una Constitución.

Fueron momentos muy álgidos, de mucha actividad social y política, de acuerdos, de convulsiones, de necesidades y un gran ímpetu por tratar de salir de las pésimas condiciones en que la guerra dejó al país.

Total de vistas 1,606 

Parque Nacional Cerro Corá

En el departamento del Amambay, aproximadamente a 450 kilómetros de Asunción, se encuentra el mítico sitio conocido como Cerro Corá, enclave de gran belleza y sitio de la última batalla de la Guerra contra la Triple Alianza, importante por su significación histórica, cultural y natural paraguaya y guaraní.

Francisco S. López_Rev. Asunc_1951Cerro Corá está inserto en la cultura popular paraguaya por ser el lugar en que terminó el hombre y comenzó la leyenda. En efecto, el mariscal Francisco López asentó su último campamento en ese lugar, el que sería testigo de su paso a la inmortalidad, un 8 de febrero de 1870 con los restos de su ejército.

En el lugar, un sitio de increíble belleza, una especie de teatro natural formado por las distintas ramificaciones de la cordillera del Amambay, a orillas del río Aquidabán, destacan los cerros Punta Porã, Guazú, Tacurú Pytã, Alambique, Mirón, Tanquería y Tangaró junto a otras elevaciones menores que conforman en conjunto un sitio de exuberante y gran riqueza que debía ser protegida para las generaciones futuras. Así se entendió y en el año 1976, por Decreto Nº 20.698 del 11 de febrero fue reservada una extensión de 12 hectáreas como área protegida y elevada a la categoría de Parque Nacional.

Los habitantes del «centro del mundo»

El cerro Guazú o Jasuka Venda para los Paĩ Tavyterã, es su centro cosmológico. El sitio donde Ñane Ramõi Jusu Papa (Nuestro Abuelo Grande Eterno), engendró la palabra, la humanidad y el universo todo.

El cerro Guazú fue promovido como Patrimonio Cultural en 1993 y expropiado a favor de los Paĩ. Esa acción fue de suma importancia, ya que en las faldas del cerro, en las cavernas, también se encuentra una cantidad importante de lo que se considera arte o inscripciones rupestres que ya han sido objeto de investigación y estudio por autoridades en la materia, siempre bajo la atenta mirada de la comunidad guaraní que precautela su propiedad religiosa y cultural.

Total de vistas 1,284