El Paraguay Contemporaneo

En 1929, durante el gobierno de José P. Guggiari, quien es mayormente recordado por el trágico evento del 23 de octubre de 1931 en el que un grupo de manifestantes, entre ellos muchos estudiantes que irrumpieron en el Palacio de López, fue acribillado por las balas de los guardias del mismo, fue editado este libro de alto espíritu nacionalista.

Portada de El Paraguay Contemporaneo (1929)
Portada de El Paraguay Contemporaneo (1929)

Los responsables de la edición fueron nada menos que Natalicio González y Pablo Max Ynsfrán a través de la editorial del primero, De las Indias. Fue impreso en Francia y su formato es de 25×35 cm, con tapa dura en huecograbado y 203 páginas con hojas de alta calidad conteniendo muchas fotografías de la época en cuestión.

Juan Natalicio González

De Juan Natalicio González se ha dicho y escrito mucho. Desde que era un simpatizante del partido Nazi de parte de sus detractores, hasta de ser uno de los adalides de la nacionalidad paraguaya. Nacido en Villarrica en 1897, hijo de Pablo González y Benita Paredes, de extracción campesina, fue amigo en su valle de Leopoldo Ramos Giménez y Manuel Ortíz Guerrero.

Avido lector, cuando luego de la muerte de su padre emigró a la capital, Asunción, se dedicó al periodismo, fue político, diplomático, un muy importante editor de numerosos textos bibliográficos y autor de muchos de ellos. En 1948 llegó a la presidencia de la República, la cual tuvo que abandonar en 1949.

Falleció en 1966 en la ciudad de México. Inmediatamente su esposa se suicidaría con una sobredosis de pastillas aparte de cortarse las venas. No dejaron descendencia.

Pablo Max Ynsfrán

Pablo Max Ynsfrán fue hijo de Facundo Ynsfrán y Francisca Jiménez. Nació en Asunción en 1894 y estudió en el Colegio Nacional recibiéndose posteriormente de notario y escribano público.

Mucho tiempo se dedicó a la docencia, a la literatura y a la diplomacia. Estando designado en la delegación paraguaya en Washington fue miembro de la Delegación ante la Conferencia Interamericana de Conciliación y Arbitraje que se reunió en dicha capital para buscar una solución al conflicto con Bolivia por el Chaco.

Autor de muchos libros, fue docente de la Universidad de Austin en Texas, en la que llegó al puesto de profesor emérito. Falleció en 1972 y dejó hijos.

Total de vistas 5,374 , Vistas hoy 19 

Francisco Sauvageod de Dupuis y el Himno nacional

Francés de nacimiento (1813), no existe mucha información acerca de él hasta que recaló en Asunción en 1853, contratado por don Carlos Antonio López como parte de sus acciones para modernizar el Paraguay.

Portada del resultado de la encuesta llevada a cabo por el Instituto Paraguayo para la dilucidación de la originalidad del Himno nacional paraguayo en 1923 y cuyos resultados fueron entregados en 1930 al Estado para ser promulgado en 1934 (copia del original propiedad del autor)
Portada del resultado de la encuesta llevada a cabo por el Instituto Paraguayo para la dilucidación de la originalidad del Himno nacional paraguayo en 1923 y cuyos resultados fueron entregados en 1930 al Estado para ser promulgado en 1934 (libro, propiedad del autor)

Muchos fueron los técnicos y especialistas europeos cuyo servicio don Carlos había solicitado a Europa con la idea de darle al Paraguay una fisonomía moderna. Fue así que en 1853 llegó al Paraguay Francisco Sauvageod de Dupuis para hacerse cargo de la organización musical del Paraguay. Fue tan importante su contratación que percibía más que un ministro de Gobierno (mientras él ganaba 100 pesos fuertes, Francisco S. López ganaba 50).

Unos años antes habían comenzado los intentos por dotar al Paraguay de un himno. Información de ello se puede encontrar en el periódico El Paraguayo Independiente de 1845. Lo cierto es que ante lo caro que iba a costar que el autor del himno argentino, Vicente López, escribiera el nuestro, el poeta uruguayo Francisco Acuña de Figueroa tomó la iniciativa y en 1846 le obsequió al Paraguay los versos indicando en el manuscrito original que la música era igual a la del Uruguay pero sin acompañar partitura alguna.

Ese detalle ayudó a alimentar la polémica sobre el verdadero compositor de la música de nuestro Himno. Algunos sostienen que fue Dupuis, otros que fue el húngaro Debalí. Lo cierto es que el italiano Cavedagni, músico que llegó al país en 1874, fue el primero que lo publicó en ese mismo año en Buenos Aires. También hay otras versiones de Cantalicio Guerrero, Nicolo Pellegrini y Remberto Giménez.

Luego de la Guerra contra la Triple Alianza, el himno quedó relegado como muchas otras cuestiones de Estado, y se conocieron y utilizaron otras «canciones patrióticas», tanto en guaraní como en castellano, sobre todo alimentadas por la catástrofe que provocó la contienda.

Recién en 1934 se oficializó al Himno, pero con una curiosa base anecdótica: la encuesta que en 1923 iniciara el afamado Instituto Paraguayo «a fin de dilucidar diversos puntos obscuros y dudosos a su respecto», la que culminó con el veredicto de que el mismo era auténtico basado en diversos estudios bibliográficos y emerográficos.

Por último, el 20 de mayo es recordado como el del Himno Nacional paraguayo porque ese día fue entregado por el poeta Acuña de Figueroa a los representantes nacionales con dedicatoria especial al Paraguay y al presidente Carlos A. López. Dupuis fallecería en 1861, un día como hoy, 2 de julio, y Acuña de Figueroa el 6 de octubre de 1862, pocos días después que don Carlos Antonio López.

Total de vistas 3,583 , Vistas hoy 13 

Sobre los museos (III)

Si bien hubo esfuerzos antes del suyo, en realidad al de Juan Silvano Godoy se le debe el hecho de que se pueda contar hoy en día con una colección como la del Museo Nacional de Bellas Artes del Paraguay.

Retrato de Juan Silvano Godoy exhibido en el Museo Nacional de Bellas Artes, autoría de Teófilo Castillo, óleo sobre tela (1901). Fotografía de Jorge Candia Coronel para la SNC
Retrato de Juan Silvano Godoy exhibido en el Museo Nacional de Bellas Artes, autoría de Teófilo Castillo, óleo sobre tela (1901). Fotografía de Jorge Candia Coronel para la SNC

La poderosa figura de Juan Silvano Godoy, así como sus conflictivas acciones, amenazan con cubrir sus logros, sobre todo los que hacen referencia a la conformación de lo que se daría en llamar posteriormente Museo Nacional de Bellas Artes del Paraguay.

Sin pretender hacer juicio de valor sobre su personalidad, cabe destacar que la afición que cultivó estando en el exilio en Buenos Aires, y tras sus viajes por Europa que le llevaron a la formación de un acervo artístico y editorial importante, fueron la base del principal museo del país.

Para ello hizo buen uso de sus fondos patrimoniales, que fueron importantes y le posibilitó codearse con la crema y nata porteña y santafecina, ciudades donde estudió y, luego, vivió como refugiado político luego de 1877 tras ser acusado de tener participación en el magnicidio del presidente Juan Bautista Gill.

Con la ayuda del argentino Eduardo Schiaffino, luego fundador del Museo Nacional de Bellas Artes de la Argentina, así como del coleccionista Aristóbulo del Valle, fue adquiriendo obras en galerías y subastas, así como también en sus viajes por el Viejo Mundo donde optó por las escuelas tradicionales de España, Francia, Italia e Inglaterra.

De igual manera compró esculturas, efigies, bustos y muebles; también libros. Con estos últimos conformó la importante colección conocida como Biblioteca Americana que luego fuera adquirida por el Estado en 1940 junto con su acervo para la creación del museo nacional.

A su regreso del destierro político gracias a una amnistía decretada por el presidente Egusquiza en 1895, trajo consigo sus pertenencias y las exhibió en su señorial domicilio de las actuales calles Juan E. O’Leary y Presidente Franco, actual sede de la Vicepresidencia.

Los 18 años que pasó fuera, viviendo en la Argentina y viajando por el mundo sirvieron para concretar una colección muy importante, la que él mismo denominaba como «museo de obras de arte pictórico de don Juansilvano Godoi». Dotó de esa manera al Paraguay de un sitio trascendente para la recuperación de la cultura nacional y posibilitó con sus acciones el acrecentamiento del patrimonio material intelectual de la nación.

Total de vistas 3,487 , Vistas hoy 4