Tres Zorzales

Tres Zorzales. Las biografías y mejores obras de Emiliano R. Fernández, Carlos Miguel Giménez y Manuel Ortiz Guerrero.

 

 

 

 

 

 

 

 

Así se denomina esta nueva entrada que la Colección Vera-Scuderi tiene el placer de compartir con todos los seguidores de Aranduvera Biblioteca Digital Abierta.

Este libro es de editor, autor y fecha desconocidos ya que no posee ninguna inscripción que nos haga saber más datos que los propuestos.

En su prólogo, el editor habla de las tres figuras, nombrándolas como «El soldado poeta», «Carlitos» y «El poeta del dolor». Junto a una breve pero interesante biografía ya que en nuestro país ello no abunda de nuestros artistas, se leen las letras de sus principales obras.

Para acceder al material en formato streaming, le recomendamos seguir el enlace de más abajo. Esperamos que sea de su agrado.

ENLACE A TRES ZORZALES

Total de vistas 3,477 , Vistas hoy 26 

Algunos recuerdos del doctor Eusebio Ayala

No escribo estos recuerdos en memoria del Doctor Ayala movida por un sentimiento de obligación; los escribo para mi placer –placer doloroso–, para volver a hallar, poco a poco, algunos de los innumerables hechos, grandes o pequeños, que puede contener toda una vida de hombre, vista desde su hogar.

TapitaCon estas palabras inicia Marcelle Durand de Ayala el relato acerca de su esposo al que denominó «Algunos recuerdos del doctor Eusebio Ayala», titulado originalmente como «Quelques Souvenirs sur le Président Eusebio Ayala», escrito en francés y publicado en 1990, Editorial Histórica, coeditado por Archivo del Liberalismo en Asunción.

La autora relata detalles privados, muy cercanos, desde su posición de compañera del político acerca de diferentes temas. Comienza con el nacimiento de Ayala en 1875 y culmina en 1936 con la Revolución Febrerista de la cual fue protagonista y testigo de primera línea.

No faltan en este compendio, algunos detalles sobre la Guerra del Chaco, como aquel referente a la posibilidad de que la ciudad de Asunción sea bombardeada por la Fuerza Aérea Boliviana y la reacción del estadista de la cual fue partícipe la autora.

Marcelle cuenta cuál fue la decisión que Ayala tomó, muy a pesar suyo y en total contravención a las leyes de la guerra. «No hallo otro modo», habría expresado el mandatario. «El presidente de la República del Paraguay previene al gobierno boliviano que si la capital fuese bombardeada, como se la amenaza, se fusilará por sorteo algunos de los oficiales superiores prisioneros que están en la ciudad. A Bolivia le corresponde decidir lo que le conviene hacer».

Dicha misiva había sido transmitida al contrincante, firmada solo por Ayala para no incriminar a ninguno de sus colaboradores en una decisión que de hecho planteaba claramente un dilema moral de proporciones, pero cuya justificación –salvar Asunción– bien valía la pena.

Asunción no fue bombardeada. Asunción se salvó. Un día, Marcelle le interroga a su esposo: «Si los bolivianos hubieran venido, ¿qué habrías hecho? ¿Hubieras llevado a ejecución tu amenaza?». Ayala contestó: «¿Quién sabe? Felizmente no tuve que decidir la cuestión».

Este libro está dividido en dos partes, la primera de ellas escrita en castellano, con traducción de Andrés Arade, revisada y corregida por Cristina Boselli, y al cuidado de Enrique Bordenave. La segunda parte está completamente en francés y es el escrito original que luego fue traducido y publicado en este libro en conjunto.

Aranduvera Biblioteca Digital Abierta tiene el orgullo de presentar este libro, delicioso compendio intimista que nos permite bucear en la privacidad de los autores y en la historia reciente de nuestro país.

Pronto se ofrecerá en formato de lectura en streaming para todos los intersados.

Total de vistas 2,683 , Vistas hoy 29 

Incorporaciones

Incorporaciones a la Colección Vera-Scuderi que pronto subirán a la Biblioteca Digital Abierta Aranduvera

Esta cuestión de libros que se suman no es nada fácil de administrar. Entre obsequios, donaciones y compras se pasa uno la vida catalogando, registrando y digitalizando.

Pero de nada vale quejarse, al fin y al cabo, porque esto es parte de la conformación y desarrollo del proyecto cultural y lo sabíamos.

Muchas gracias a los que generosamente comparten sus textos con el público interesado en informarse y que no puede acceder a una biblioteca física o se encuentra imposibilitado a ello por alguna razón, encontrando en este proyecto una solución, aunque sea pequeña, a su inquietud de obtener conocimiento.

Si es que, en ocasiones, tardamos en subir los archivos digitales, se debe a la cantidad de textos que tenemos pendientes de digitalizar previo trabajo de adecuación física de los mismos. Pedimos disculpas por ello.

Revistas Guarania

El tema de las revistas es algo sorprendente debido a la producción en nuestro país. El caso de Guarania es todavía más sorprendente. De los cinco periodos que tiene esta publicación, en la Colección Vera-Scuderi contamos con varios ejemplares de todos ellos.

En este caso se suman al compendio los nºs 1 (julio de 1942) y 12 (setiembre de 1943) de la época de edición en la ciudad de Buenos Aires. La dirección de las mismas es del insigne Natalicio González y A. Cova. Ambos ejemplares se encuentran en muy buen estado.

La Paz del Chaco

En estos momentos en que, en nuestro país, hay un gran interés por los materiales referentes a la Guerra del Chaco, no podemos dejar de atender todos los frentes de opinión.

Tal es el caso de este libro, La Paz del Chaco, firmado por Marco Antonio Laconich, ex delegado del Paraguay en la Conferencia de Paz y prólogo del Cnel. Rafael Franco, a esa fecha ex presidente de la República del Paraguay.

En este texto, el autor da su versión sobre los prolegómenos sobre las tratativas para llegar a la ansiada paz del Chaco que al final se terminaría por firmar en 1938. Cuenta con 235 páginas y fue publicado por la Editorial Paraguay en Montevideo, en el año 1939.

Estigarribia. Veinte años de Política Paraguaya

Enrique Bordenave, el prologuista de este libro de Alfredo M. Seiferheld, dice: «El propósito original de Alfredo M. Seiferheld fue el de contestar ciertos aspectos de las Memorias del Coronel Arturo Bray, referentes al Mariscal Estigarribia. Sin embargo, el resultado ha ido más allá de aquella intención, y al abarcar toda una época de la vida nacional se ha convertido, además, en la primer obra del autor sobre un tema de envergadura mayor».

Este material tiene 458 páginas y un interesante apéndice gráfico. Fue publicado por la Editorial Laurel en Asunción, en los talleres de Editora Litocolor en el año 1982.

Cabe mencionar que a esa altura de los tiempos, ya habían sido editadas las memorias anotadas por Pablo Max Ynsfrán (1972) y Graciela Estigarribia, una de las hijas del Mariscal, (1974) que alcanzó tres ediciones más.

Nanawa

Por su parte, este texto debido a la pluma del Gral. Jenáro Espínola, comandante entre otros del R.I. Nº 5 Gral. Díaz y Nº 2 Ytororó.

Desde sus páginas nos ofrece una visión objetiva sobre la segunda batalla de Nanawa, quizá la más importante librada durante la Guerra del Chaco (1932-1935), llevada a cabo entre los días 4 y 6 de julio de 1933.

Fue publicado e impreso por la Editorial La Colmena en el año 1960 y en sus más de 150 páginas ofrece, además, un importante apéndice cartográfico sobre la batalla.

La Paz del Chaco

En este libro, su autor, Víctor Ayala Queirolo, ofrece al lector el relato de la gestión del Dr. Gerónimo Zubizarreta en la Conferencia de Paz que gestionó la firma del tratado en 1938.

En su dedicatoria, Queirolo afirma: «Dedicamos este trabajo al Prócer de la Defensa de los Derechos del Paraguay, Doctor don Gerónimo Zubizarreta».

En sus 342 páginas, este texto publicado por la Editorial Casa – Libro e impreso en los talleres gráficos de la Escuela Salesiana, ofrece al lector la visión de uno de los principales negociadores del tratado de paz.

Total de vistas 1,723 , Vistas hoy 22 

Incorporaciones a la Colección Vera-Scuderi

La Colección Vera-Scuderi se complace en presentar dos nuevas incorporaciones que pronto estarán al alcance de sus usuarios.

Tapa del libro de Hipólito Sánchez Quell
Tapa del libro de Hipólito Sánchez Quell

En el año 1974, bajo los auspicios de la editorial Casa América, el historiador nacional Hipólito Sánchez Quell publicó el libro «El caricaturista Miguel Acevedo y su época», una semblanza del prolífico dibujante paraguayo y su contexto.

Con un importante prólogo de Enrique de Gandía, en 16 artículos y 277 páginas, Sánchez Quell va desgranando detalles de las distintas ciudades en las que vivió y trabajó Acevedo, como Nueva York, Buenos Aires, México, Asunción o París.

El texto es imprescindible para quien realiza estudios de las artes gráficas paraguayas y esté interesado en el desarrollo de las mismas.

 

Tapa del compendio Los partes del conductor
Tapa del compendio Los partes del conductor

Por otro lado, desde el Comando en Jefe de las FF.AA. de la Nación, editado por la Sección Historia e Imprenta Militar en el año 1950, ofrecemos «Los partes del conductor. Comunicados oficiales sobre la Guerra del Chaco», un material imprescindible para quien esté interesado en la historiografía del conflicto bélico que nos enfrentó a Bolivia entre 1932 y 1935.

En 268 páginas, con profusas fotografías y mapas, este compendio ofrece información imperdible para el interesado en estos temas.

Pronto, ambos serán subidos a la página web en formato de lectura en streaming, a disposición de todos los usuarios de Aranduvera.

Total de vistas 2,729 , Vistas hoy 30 

La extensión territorial del Paraguay al Occidente de su río

La extensión territorial del Paraguay al Occidente de su río. Breve exposición de los títulos paraguayos (1933) se denomina este interesante material bibliográfico de autoría de Fulgenio R. Moreno.

Tapa del libro de Fulgencio R. Moreno
Tapa del libro de Fulgencio R. Moreno

En su calidad de miembro de la Comisión Nacional de Límites, Moreno había escrito este libro cuya segunda edición es la que ofrece la Biblioteca Abierta Aranduvera, terminada en 1933 en los talleres de la Imprenta Nacional bajo los auspicios del Ministerio de Relaciones Exteriores, pero fechada en Buenos Aires en 1925.

Desde las primeras exploraciones del continente americano hasta el periodo posterior a la Independencia Nacional, Fulgenio R. Moreno va desgajando las razones por las cuales el Paraguay declaraba en justicia sus reclamos sobre el territorio chaqueño.

Desde el proyecto esperamos que dicho texto sea del agrado de los interesados en el tema. El archivo está en formato pdf, lo que quiere decir que puede ser bajado a cualquier dispositivo electrónico desde el enlace que se encuentra a continuación:

Total de vistas 1,731 , Vistas hoy 29 

Ayala, Estigarribia y el Partido Liberal

La historia, y eso es lo emocionante, tiene de hecho varios rostros que dependen de quienes escriben sobre ella, sobre el acto histórico…

Tapa del libro Ayala, Estigarribia y el Partido Liberal, de Policarpo Artaza
Tapa del libro Ayala, Estigarribia y el Partido Liberal, de Policarpo Artaza

La de Policarpo Artaza es una de esas visiones sobre un hecho o acontecimiento que ha marcado a fuego al Paraguay, la Revolución Febrerista (1936). La «cuartelada», como la define el autor.

En la nota preliminar de este interesante texto bibliográfico dice lo siguiente: «El doctor Juan Stefanich, ex ministro de Relaciones Exteriores del gobierno defacto surgido a raíz de la cuartelada del 17 de febrero de 1936, acaba de publicar en tres volúmenes los Capítulños de la revolución paraguaya. Quiere justificar en ellos aquel triste episodio llamándolo ‘movimiento de liberación integral del pueblo paraguayo’ contra los ‘vende patria, legionarios, entregadores liberales», cuando en realidad, el 17 de febrero de 1936 marca la iniciación de la anarquía que desde hace diez años carcome los cimientos vitales del Paraguay. La historia juzgará a su hora ese pronunciamiento, que no tiene justificación ni explicación alguna dentro de la lógica y del patriotismo».

El libro recorre, así, los prolegómenos de la Guerra del Chaco hasta el año 1937, como también sus hechos más sobresalientes.

Policarpo Artaza, al momento de editar este libro (1946) estaba en el destierro en la ciudad de Buenos Aires. Artaza, político y periodista, diputado y senador en su momento, dirigió también los diarios asunceños El Orden y El país, y afiló su pluma al lado de otros personajes como Gualberto Cardús Huerta, Eusebio Ayala y Rodolfo Riquelme. Su padre, héroe de la Guerra Grande, fue uno de los fundadores del Partido Liberal.

La Biblioteca Histórica Abierta Digitalizada Aranduvera tiene el placer de ofrecer este adelanto a la edición del libro en formato de lectura en streaming que subirá en breve a su página web en libre disposición de los lectores, ávidos de materiales sobre la Guerra del Chaco y su contexto.

Queremos agradecer, muy especialmente, al Prof. Arq. Quintín Fernández, la donación de este importante material, más aún teniendo en cuenta que el mismo pertenecía a su padre. Parafraseándolo: «El libro queda en buenas manos», en las del público lector que se merece tener a su alcance textos como este que le ayuden a construir su propio imaginario.

Muchas gracias, Prof. Arq. Fernández, en nombre del proyecto y en el de los lectores por disponer generosamente de este material.

Total de vistas 2,978 , Vistas hoy 27 

Memorias del Mariscal Estigarribia

Las Memorias del Mariscal Estigarribia, este interesantísimo libro que recoge según su compilador, Pablo Max Ynsfrán, las memorias biográficas y guerreras del mariscal José Félix Estigarribia, es un documento sumamente interesante que se encuentra en proceso de preservación digital en el Proyecto Aranduvera.

Del libro las memorias del Mariscal Estigarribia, El mariscal José Félix Estigarribia en uniforme de campaña
El mariscal José Félix Estigarribia en uniforme de campaña

En sus casi 400 páginas se pueden encontrar valiosos documentos que hacen a la Guerra del Chaco (1932–1935) librada contra Bolivia. Enriquecido con fotografías, partes de guerra y las memorias de Estigarribia acerca de la misma, es un compendio que difícilmente se puede dejar de lado al momento de encarar una investigación sobre el conflicto.

Iniciamente había nacido como un proyecto para autoreivindicar su propia memoria, y el material fue compendiado por Pablo Max Ynsfrán y la corrección puntillosa de Estigarribia, quien en realidad nunca lo vió impreso pues falleció antes, como es sabido, en 1940.

Los manuscritos de estas memorias (un juego en español y en inglés) se repartieron entre Asunción y Austin. El juego que llevó Ynsfrán fue donado por él mismo a la universidad de Austin en Texas y el otro juego, el de Asunción, quedó en manos de Estigarribia.

En 1950 la Universidad de Austin, donde Ynsfrán llegó a profesor emérito, publicó en inglés esas memorias con el nombre de The Epic Of The Chaco: Marshal Estigarribia’s Memoirs Of The Chaco War, 1932-1935. Más tarde, al cumplirse los 30 años del fallecimiento de Estigarribia, el proyecto fue presentado al entonces presidente Alfredo Stroessner para su publicación, aumentado y recorregido, a través de la Imprenta Nacional con el nombre de Memorias del Mariscal Estigarribia.

Existe otra versión publicada por la Editorial Parroquia San Rafael con motivo del bicentenario, que es la que se puede conseguir ahora puesto que tanto la versión en inglés de 1950 como la de 1972 son muy escasas y muy difíciles de encontrar para su compra.

La que se encuentra en la Colección Vera–Scuderi, para el Proyecto Aranduvera, es la primera edición en español, la de 1972.

 

Enlace externo

 

Total de vistas 2,738 , Vistas hoy 38 

Mapa del Chaco Paraguayo

Revisando cosas en el archivo de la Colección Vera–Scuderi saltó este mapa; tal vez uno más de los que se imprimieron por aquella época, tal vez no. Que cada uno lo juzgue a su más sabio entender.

Mapa del Chaco Paraguayo (R. del Pozo Cano, 1935)
Mapa del Chaco Paraguayo (R. del Pozo Cano, 1935)

El mapa en cuestión tiene 26,8×33 cm, está impreso a colores en una sola cara, en papel de unos 120 gr, obra primera o lo que se usaba en aquella época, el año de 1935.

Dice en su recuadro: Mapa del Chaco Paraguayo / Escala: 1:4.000.000.

La firma dice: R. del Pozo Cano – Dib. 1935 / Talleres de Valores – Imp.

Sus leyendas dicen: (lo amarillo) Territorio reconquistado por el Paraguay / (lo verde) Id. detentado por Bolivia / (marca de ciclos) Línea de Hitos.

Para el tiempo que tiene el dicho mapa, se encuentra en muy buenas condiciones, apenas con algunas orejitas y arrugas, más la marca propia del doblez.

Sobre la firma del mapa: R. del Pozo Cano

Haciendo algunas exploraciones en internet y otros libros de la colección, se pudo encontrar a un personaje llamado Raúl del Pozo Cano, nombrado en la Historia de las Letras Paraguayas de Carlos R. Centurión (Buenos Aires, 1951), que también forma parte de la presente colección.

Referenciando, dice que Raúl Pozo Cano nació y se formó en Chile y es de madre paraguaya. Desde el año 1920, en que llegó al Paraguay, se dedicó al periodismo colaborando en varios periódicos y revistas del país.

Habiéndose convertido en funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores, escribió sobre temas limítrofes e históricos en referencia, sobre todo, a la guerra con Bolivia (1932–1935), y en muchos de sus libros incluyó mapas sobre la cuestión del Chaco.

También se pudo encontrar cartografías atribuidas a Pozo Cano en colaboración con otros autores, como el título Cartografía del Chaco en conjunto con Justo Pastor Benítez, también de 1935, y una Guía Cartográfica Shell de mapas antiguos del Paraguay.

 

Total de vistas 4,152 , Vistas hoy 22 

El Mcal. Estigarribia y la Constitución de 1940

En la edición 19 del 11 de junio pasado de este suplemento, habíamos hablado acerca de la Constitución nacional de 1870 y sus antecedentes sociales y políticos. En este número comentaremos algunos pormenores de la Carta Magna de 1940 y sus circunstancias.

La Guerra del Chaco (Paraguay y Bolivia, 1932-1935) tuvo dos actores principales en cuando a la conducción militar (de la civil nos ocuparemos luego), el coronel Rafael Franco y el general José Félix Estigarribia. Ambos fueron también protagonistas de otra historia militar poco tiempo después. El 17 de febrero de 1936, el conocido como «Presidente de la Victoria», Dr. Eusebio Ayala, renunció a la primera magistratura luego de un alzamiento militar que desembocó en cruentos combates en Asunción, asumiendo la dirección del país de manera provisoria el Cnel. Rafael Franco.

Apenas 16 meses después, el gobierno del Cnel. Franco fue depuesto por otro golpe militar y el poder le fue entregado de nuevo al Partido Liberal, que en una elección unipartidista en 1939 presentó a José Félix Estigarribia como candidato presidencial.

Lo cierto es que fue el breve gobierno del Mcal. Estigarribia el que propuso y promulgó la Constitución de 1940, nacida luego de la Guerra del Chaco, en reemplazo de la de 1870, nacida luego de la Guerra contra la Triple Alianza.

«Los instrumentos políticos con que contaba el Estado para gobernar a la Nación eran deficientes e ineficaces» para alcanzar la restauración del país, rezaba el preámbulo de la Constitución de 1940, por lo tanto se volvió necesario declarar caduca la anterior y encarar un nuevo documento nacional.

La sanción de la Carta del 10 de julio de 1940 firmada por Estigarribia decía: «Artículo 1°. Desde esta fecha entra en vigencia la presente Constitución en substitución de la Carta Política de 1870. Artículo 2°. Someto la presente Constitución al veredicto del pueblo, a cuyo efecto convoco a todos los ciudadanos a plebiscito, que se realizará el 4 de agosto próximo venidero, de acuerdo con las leyes electorales vigentes y a la reglamentación que se irá oportunamente. Artículo 3°. Comuníquese, publíquese y dése al Registro Oficial».

Los 94 artículos de este documento entraron en vigencia a partir del 15 de agosto del mismo año y las pretensiones de Estigarribia de apoyarse en este importante instrumento para llevar adelante sus planes fueron truncadas apenas un mes después. El 7 de setiembre de 1940, yendo a pasar un fin de semana a la ciudad de San Bernardino junto a su esposa Julia Miranda Cueto, el avión que los trasladaba capotó cerca de la ciudad de Altos pereciendo todos en el accidente, incluído el piloto Cap. Carmelo Peralta. El título de Mariscal le fue impuesto a Estigarribia en carácter post morten ante esta situación.

En el año 1967, estando en el Gobierno otro militar, el Gral. Alfredo Stroessner, el Paraguay volvería a ver modificarse la Constitución nacional. Pero esa es otra historia que veremos más adelante.

Total de vistas 1,236 , Vistas hoy 1 

Días de la mujer

Febrero y marzo son fechas importantes en el recordatorio nacional al referirnos a la mujer. El 24 de febrero se recuerda el Día de la Mujer Paraguaya y el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer, ambas fechas muy cercanas al paraguayo por su gran significado histórico y cultural.

Lavanderas
Lavanderas en un arroyo de Asunción (Foto de la Colección Charles Müller)

La importancia del festejo va mucho más allá que una simple marca en el calendario para su recordación. El merecimiento de la mujer hace que las fechas que se pudieran establecer para un homenaje, en realidad se dediquen para una profunda reflexión y muestra de admiración hacia el papel que desempeña ella como amalgama de la familia y la sociedad.

El 8 de marzo fue establecido como fecha internacional por la ONU en 1911 para homenajear a un grupo de mujeres obreras que tomaron las calles en la ciudad de Nueva York (EE.UU.), en 1857, para protestar por las pésimas condiciones en que trabajaban.

Luego, ante el despertar de las reivindicaciones femeninas que buscaban mejorar sus condiciones sociales y económicas, así como establecer la igualdad en el trato con el hombre, fueron sucediéndose varias acciones en todo el mundo que llevaron finalmente que la Organización de las Naciones Unidas declarase tal fecha como internacional con el objetivo de reflexionar profundamente acerca del rol de la mujer en los quehaceres del mundo.

En el Paraguay

En el Paraguay, aparte del 8 de marzo también recordamos el 24 de febrero como el Día de la Mujer Paraguaya, establecido en 1974 gracias a una propuesta en el Congreso de la diputada nacional Carmen Casco de Lara Castro a iniciativas de la historiadora Idalia Flores de Zarza, quien basó su proposición en la Primera Asamblea de Mujeres Americanas que se llevó a cabo en Asunción en 1867 en la que las damas de la sociedad paraguaya decidieron donar sus joyas para contribuir a financiar la causa nacional, iniciativa que tuvo eco notable y a la que se adhirieron mujeres de todo el país.

La historia del Paraguay está jalonada de situaciones en que la mujer fue protagonista principal. Desde la época de la Colonia con Mencia Calderón de Sanabria o Jesusa de Bocanegra, pasando por las indígenas cuyos vientres gestaron la simiente del mestizaje que dio origen a la raza paraguaya, o las heroicas mujeres que sufrieron las penurias de la Guerra Grande y que luego tuvieron que reconstruir el país con las mismas manos con las que enterraron a sus seres queridos.

Cómo olvidar a todas aquellas que durante la otra contienda que enlutó al Paraguay, la Guerra del Chaco, labraron la tierra, sostuvieron económicamente al país, curaron las heridas y llevaron solaz a los soldados con una brillante actuación en todos los ámbitos de la sociedad.

Cómo no recordar, entonces, a todas las mujeres que construyeron esta nación al lado de los hombres, codo a codo sin amilanarse: conquistadoras, audaces guerreras, educadoras, mártires, enfermeras, brillantes profesionales, madrinas, esposas, madres, hijas y hermanas. Heroínas ciudadanas que merecen todo homenaje que el pueblo les pueda brindar, así como el instante de reflexión que su labor necesita para saber apreciar su verdadero valor.

Total de vistas 1,866 , Vistas hoy 4