Nueva semana, nuevo récord y evaluación a la vista

En efecto, la semana 21 de los registros comienza con un nuevo récord, las 816 muestras que se han tomado e informado en la fecha mientras tenemos en mente el jueves 21 cuando se tendrá la evaluación de situación de la Fase 1.

La semana 21 se inaugura con un nuevo récord, 816 muestras. Antes que en esta oportunidad, también se llegó a 800 los días 9 y 10 del presente mes. En realidad, según se puede apreciar en la gráfica 1, las muestras tienen un comportamiento francamente alcista, que es lo que la comunidad reclama desde el principio de esta pandemia.

En la actualidad ya se han realizado 20.124 muestras, lo que equivale a 2.855 por cada millón de habitantes paraguayos. El problema detrás de esto es, probablemente, el universo del muestreo, ya que este se ha realizado principalmente a las personas en situación de riesgo, como los compatriotas reingresados y albergados en aislamiento sanitario, así como su entorno inmediato, cuando lo que la ciudadanía reclama es que las pruebas se hagan al azar y en otros grupos, como los de la salud pública, los entes gubernamentales y aquellos que congregan personas, como los talleres o las fábricas.

En este mismo contexto, de nuevo se confirma la tendencia en la procedencia de los contagios ya que en la fecha se informó que ocho personas dieron positivo de las 816 muestras, todas ellas casos importados, no habiéndose registrado autóctonos ni comunitarios (gráfica 2).

En cuanto a los grupos etarios, de los ocho casos de la fecha, la mayoría fue a parar al conjunto de 20 a 29 años, el “rey” de los contagios con 338 registros, el 46% del total general, y que no para de sorprender día tras día con su tendencia a la suba.

Para finalizar, el tablero del MSPyBS inauguró en la fecha una nueva visualización de su tablero al incluir la cantidad de personas positivas en los albergues de los distintos departamentos del país, así como los casos autóctonos de estos. Esto, tal vez, a manera de aclarar los números de casos que, en ocasiones, asustan de ver.

Así es que podemos notar que, de los 16 departamentos con registros positivos, más Asunción, solo Boquerón, Presidente Hayes y Ñeembucú no registran casos de contagio en albergues; y que los departamentos de Caazapá, Paraguarí y Concepción no cuentan con casos autóctonos. Esta información es sumamente importante para mantener, de alguna manera, la tranquilidad de la ciudadanía, ya que la transparencia tiene ese valor agregado.


Gráfica 1
Gráfica 2
Gráfica 3
Gráfica 4

Total de vistas 525 , Vistas hoy 2 

Juan Sinforiano Bogarín

Obispo y primer arzobispo de Asunción

Juan Sinforiano Bogarín, una de las figuras más importantes de la curia nacional, tiene entre sus ascendientes a otras como San Roque González de Santa Cruz, el misionero Amancio González y el prócer Javier Bogarín.

Monseñor Juan Sinforiano Bogarín
Monseñor Juan Sinforiano Bogarín

Mons. Bogarín escribió sus memorias, las que son un documento muy original para leer la historia del país, relatada desde su función pastoral. Vale la pena echar un vistazo a ellas.

Nació en Mbuyapey, localidad del departamento de Paraguarí, el 21 de agosto de 1863, apenas un año antes del inicio de la Guerra Grande, contienda en la cual perdió a sus progenitores. Primero a su padre, durante la defensa de Humaitá, y luego a su madre por la enfermedad del cólera, residenta en la localidad de Borja.

Huérfanos él y sus tres hermanos fueron criados por una tía materna durante esos duros años que fueron los de guerra y posguerra para el Paraguay. Cuando el Seminario Conciliar de Asunción abrió sus puertas en 1880 para continuar la prolífica labor que desempeñó durante años, teniendo sus antecedentes inmediatos en el Real Colegio Seminario de San Carlos, el joven Bogarín fue de la primera generación de ordenados, específicamente en 1886, el 24 de febrero.

Designado al siguiente año como párroco de la Catedral, los años en que estuvo al frente sirvieron para encarar proyectos de remodelación y restauración del templo, venido muy abajo por el tiempo y las acciones de la guerra contra los aliados, cuyos efectos también se hicieron sentir en la conformación del clero nacional que estaba reducido y desorganizado.

Precedido de un gran prestigio popular por la sencillez de su prédica como pastor, su trabajo apostólico y el apoyo a las diferentes organizaciones que rodeaban a la Iglesia, su nombre fue propuesto en una terna junto a Claudio Arrúa y Antonio Palacios para cubrir la vacancia dejada por el obispo Pedro Juan Aponte a su muerte en 1891.

En 1894, mediante Bula Papal, León XIII lo exaltó a Obispo del Paraguay, siendo consagrado el día de San Blas, el 3 de febrero de 1895, por el monseñor Luis Lasagna. En el año 1929, fue creada la Provincia Eclesiástica del Paraguay y en 1930 Juan Bogarín recibió el cargo arzobispal, convirtiéndose en el primero en este cargo en nuestro país.

Luego de 54 años de gran labor pastoral en que le cupo la reorganización del clero nacional, después del ordenamiento de casi cien jóvenes paraguayos, luego de haber apoyado la llegada de otras órdenes religiosas al país, de un gran apoyo a las organizaciones sociales y campesinas en defensa de sus derechos y de sus tierras; habiendo precautelado en un periodo de gran crispación civil por los enfrentamientos internos políticos los intereses de su feligresía con sendas Cartas Pastorales, falleció a los 85 años de edad el 25 de febrero de 1949, apenas luego de emitir la última de ellas siete días antes, un día como hoy 18 de febrero.

Fuentes:
Zubizarreta, Carlos. Cien vidas paraguayas. 1985. Editorial Servilibro, Asunción
Amaral, Raúl. Forjadores del Paraguay.
Seiferheld, Alfredo. Mis apuntes. Memoria de Monseñor Sinforiano Bogarín. 1986. Editorial Histórica. Asunción
Bray, Arturo. Hombres y épocas del Paraguay. 1957. Buenos Aires

Total de vistas 4,483 , Vistas hoy 7 

La eco-reserva Mbatovi

El Mbaropy o Camino de los duendes…

Apenas a unos kilómetros de Asunción, se encuentra una de las reservas ecológicas más exuberantes y bien cuidadas del país: La eco-reserva Mbatoví.

Vista de los cerros de la eco-reserva desde la ciudad de Paraguarí
Vista de los cerros de la eco-reserva desde la ciudad de Paraguarí

Saliendo desde Asunción rumbo a Paraguarí por la Ruta I Mcal. Francisco Solano López, a sólo 65 kilómetros nos encontramos con la bella ciudad de Paraguarí, capital del departamento del mismo nombre, fundada en 1775 y muy ligada a los sentimientos libertarios del Paraguay por ser sede de las batallas contras las fuerzas porteñas de Belgrano en 1811.

Casi a la salida de la ciudad se puede tomar desvío que nos llevará a Piribebuy, la otrora capital histórica de nuestro país durante la Guerra Grande, subiendo los cerros de esta cordillera que une ambas ciudades en sus extremos.

En la cima, a unos 10 kilómetros de Paraguarí y 72 de Asunción, se encuentra el acceso a la eco-reserva de Mbatoví. Su historia nació cuando la pareja conformada por Jacinto Santa María y Marta González adquirió una propiedad que les permitiera disfrutar de la belleza natural del lugar, de sus vistas y su tranquilidad.

De esa manera, estos emprendedores concluyeron en el 2003 los trámites para la creación de la primera servidumbre ambiental del Paraguay, conformando una eco-reserva de capital privado en base a una sociedad de responsabilidad limitada cuya principal misión es conservar la naturaleza y hacer posible que las personas disfruten de la belleza natural.

Para ello, el sitio cuenta con infraestructura, sistemas y programas establecidos que incluyen actividades de observación, senderismo, tirolesas y descenso en rappel en medio de la fauna y flora del lugar que incluye arroyos cristalinos, vegetación exuberante y diversas especies de animales, tanto aves como mamíferos.

Desde el lugar se pueden observar el valle del Pirayú y los cerros Santo Tomás, Hũ y Perõ, además de los diferentes accidentes geográficos como las cimas de Itamoroti, llamadas así justamente por sus rocas de color blanco, camino a la ciudad de Piribebuy.

Así también, en los alrededores se pueden encontrar muchos sitios dedicados al turismo de descanso y rural que aprovechan la belleza y las características del lugar ofreciendo la posibilidad de realizar una actividad más cercana y en consonancia con la naturaleza.

¿Qué es la servidumbre ambiental?

El concepto de servidumbre ambiental nace del derecho civil por el cual la ley limita los derechos que una propiedad tiene sobre otra. Supongamos que, por ejemplo, una propiedad impide que otra tenga acceso a una calle. Es ahí que se produce un derecho de servidumbre al otorgarle a los moradores de la propiedad impedida el derecho a tener un acceso abierto, permanente y asegurado por la propiedad que encierra.

En el caso de la eco-reserva Mbatovi, los propietarios creyeron necesario establecer mediante escritura inscripta en los Registros Públicos del Paraguay, la conformación de un área de reserva natural mediante un contrato que está ligado al título de propiedad.

Eso significa que si en algún momento, por alguna razón, la propiedad tuviese que ser vendida a otras personas, nunca va a perder el carácter de reserva, preservándose de esa manera la riqueza natural del lugar para las generaciones posteriores.

Total de vistas 1,800 , Vistas hoy 3