Paraguay Catholico

Paraguay Catholico en sus principales provincias convertidas a la Santa Fé, y Vassallage del Rey de España por la predicación de los Missioneros Zelosos De la Compañía de Jesus: en gran parte arruinada por los Mamelucos del Brasil, y restablecidas por los mismos Missioneros. Parte Segunda. Escrito por el Padre Joseph Sanchez Labrador Missionero en la misma Provincia del Paraguay. Año de 1769. En Ravenna.

Copia digital del original manuscrito de el Paraguay Catholico, parte II, del padre Sanchez Labrador, perteneciente a la Real Academia de Historia de España
Copia digital del original manuscrito de el Paraguay Catholico, parte II, del padre Sanchez Labrador, perteneciente a la Real Academia de Historia de España

El SJ Jospeh Sanchez Labrador escribió este y otros materiales fundamentales para el entendimiento de la labor de los jesuitas en las misiones luego de sufrir el extrañamiento. Algunos de sus títulos son, por ejemplo, Peces y Aves del Paraguay, Yerba Mate y otros importantes títulos que no se publicaron.

Este caso específicamente, el Paraguay Catholico, está dividido en dos partes, la segunda fue editada por el padre Furlong junto a Viu y Zona, Buenos Aires, en 1936, y hay una anterior de 1910 por la editora Coni Hnos. de Buenos Aires.

Sobre el SJ Joseph Sanchez Labrador (*)

Sánchez Labrador, nació en La Guardia, pueblo manchego del arzobispado de Toledo, España un 19 de setiembre de 1717. Llegó al Río de la Plata en 1734, enseguida se trasladó a Córdoba para terminar sus estudios hasta 1739 cuando fue ordenado sacerdote. Sus biografos cuentan que entre 1740 y 1743 estuvo nuestro misionero en Montevideo o Buenos Aires. Vuelto a Córdoba dictó clases durante algunos años y luego pasó a las misiones guaraníticas. Seguramente allí, rodeado por los paisajes magníficos y exuberantes de nuestra selva misionera, fijó su intelcto tantas descripciones de la naturaleza sudamenricana.

En aquel entonces para consolidar la conquista espiritual del Gran Chaco fue necesario en aquel enconces encontrar alguna ruta que uniese las ciudades de Asunción del Paraguay y Santa Cruz de la Sierra en Bolivia, para desde allí seguir camino hacia Perú. Le tocó a Sanchez Labrador después de tantos sacrificios descubrir ese camino, al respecto el P. Peramás escribió … Sin grandes esfuerzos, sin gastos, sin peligro de la vida del explorador se llevó a cabo esta hazaña, en cuya realización habían anteriormente sucumbido [los padres Juan Bautista Zea, Juan Neumann, Agustín Castañares, Agustín Arce y Bartolome Blende, quienes] en la misma empresa cayeron en poder de los indios enemigos … Sanchez Labrador traspasó aquella barrera que hasta enconces detenía a los expañoles y llegó hasta los pueblos de Chiquitos sano y salvo….

A su regreso, en junio de 1767 Sanchez Labrador recobraba fuerzas cuando fue anoticiado de la orden de extrañamiento “… Legué a la Reducción de Nuestra Señora de Belén entre 7 y 8 de la noche… pasé… algunos días y en el que me hallé algo libre se nos intimó por soberano decreto otro viaje calificado de destierro y expatriación.” Meses después, fue embarcado en la Fragata de Guerra la Esmeralda dispuesta en Montevideo para zarpar rumbo a Cádiz, con el tiempo se instaló en Ravena, Italia donde escribió sus obras. Falleció un 10 de octubre de 1798.

(*) Fuente bibliográfica sobre el padre Sánchez Labrador:
http://www.scricciolo.com/Nuovo_Neornithes/Labrador_Jos%C3%A9_.htm

Total de vistas 6,146 , Vistas hoy 2 

El Poder Legislativo

Conocido como el Poder que hace las leyes, esta figura constitucional, en la actualidad, en la doctrina social de derecho, tiene también la facultad de actuar como contralor o contrapeso del Poder Ejecutivo y del Poder Judicial.

Cabildo
El Cabildo construído en épocas de don Carlos Antonio López

En el Paraguay colonial, regido por la monarquía y su amplio abanico de leyes, usos y costumbres, era el Cabildo la institución encargada de muchas funciones, entre ellas la de impartir algún tipo de justicia, la educación y la observación del cumplimiento de las leyes y disposiciones, así como de configurar la Intendencia como un antecedente inmediato de la Municipalidad.

Cabe señalar, igualmente, que existieron en realidad dos Cabildos: el primero, el Cabildo de la Catedral de Asunción, se refería a las cuestiones religiosas; el segundo, el Cabildo, Justicia y Regimiento, trataba las cuestiones seculares o civiles (Velázquez, 1985).

La ciudad de Asunción había sido elevada a tal grado en 1541 y pasó a ser la primera en el Río de la Plata en contar con tal institución. Le fueron permitidos regidores elegidos de entre el pueblo para llevar a cabo las funciones de ayudar al gobernador a dirigir la ciudad (Peña Villamil, 1969).

El Cabildo, como Institución, fue variando de funciones y responsabilidades con el correr del tiempo, derivando la representación popular a la figura del Congreso. Cuando la Provincia del Paraguay obtuvo su independencia en 1811, en junio se había constituido el Primer Congreso Nacional para ordenar el país y tomar las medidas de carácter urgente que la situación solicitaba.

El Congreso tuvo una vida muy agitada. Pasó de ser figura a ser suprimida por el Dr. Francia en 1824; recuperada por los López en 1840, estuvo presente en la vida institucional del país en los mejores y en los peores momentos de nuestra historia.

El viejo edificio

La figura del Cabildo precisaba de un sitio en el que mantener sus reuniones. Las mismas se llevaban a cabo en la catedral o en la casa del gobernador. Se proyectaron edificios pero no se hicieron realidad sino hasta 1844, cuando don Carlos ordenó construir un salón para las sesiones sobre la calle el Paraguayo Independiente, en la parte de atrás del actual Teatro Municipal Ignacio A. Pane.

Lo que hoy conocemos como Cabildo, o edificio del Cabildo, fue terminado en 1854 durante el gobierno de don Carlos y sirvió para varios fines: como sede del Poder Ejecutivo, como ministerio y como sede del Poder Legislativo. Actualmente funciona en el lugar un dinámico centro cultural.

Ambas cámaras del Poder Legislativo, Senadores y Diputados, funcionan desde el año 2003 en las nuevas instalaciones que se encuentran detrás de la Casa de la Cultura, sobre la Avda. República, mirando a la bahía.

Total de vistas 2,562 

El Poder Judicial

La Justicia, junto al Legislativo y el Ejecutivo conforma la institucionalidad de nuestro país y su sistema de gobierno democrático basado en la división e independencia de poderes.

La Justicia y su disposición en nuestro país no fueron siempre como las conocemos ahora. Por su origen colonial, las cuestiones judiciales de la antigua Provincia del Paraguay, creada en 1776, estaban sujetas a lo que disponía la corona española.

Pero no se debe pensar que al no existir un Poder Judicial constituido faltaba la figura, sólo había una forma distinta de impartir Justicia acorde a la época, centralizada y enfocada en el poder del rey.

Para decidir cómo dar a cada cual lo suyo estaban el Cabildo, los gobernadores, los alcaldes y los tribunales de alzada. Se dependió durante un tiempo de la Real Audiencia de Charcas, pero a partir de 1783, cuando se estableció la Real Audiencia de Buenos Aires, Paraguay cayó bajo esa jurisdicción.

Una acción de independencia

La libertad de la Provincia del Paraguay no debía ocurrir sólo en el ámbito político, también en el judicial. El Congreso General de junio de 1811 dispuso la independencia de la Justicia de Comercio separándonos de Buenos Aires, y en 1812 definió la separación total de la Real Audiencia de Buenos Aires «a fin de soltar las últimas amarras que tenían al Paraguay ligado al viejo régimen colonial».

El 19 de marzo de 1812 fue remitida a la Junta de Buenos Aires una nota en que se exigía la devolución de todos los casos judiciales pendientes para ser atendidos en la Provincia del Paraguay por sus jueces naturales. El gobierno porteño entendió que había justicia en tal pedido y ordenó el 20 de abril de ese mismo año que se diera lugar a lo solicitado.

Ese fue el acto que conquistó la independencia de la Justicia como un poder independiente en el Paraguay, aunque todavía faltaría un largo camino por recorrer para concretar la figura como una Institución, cosa que ocurriría recién a partir de la Constitución de 1870.

Provincia por República, y más aún

A dos años de la independencia, el 30 de setiembre de 1813, se reunió en Asunción el 2º Congreso de la Provincia del Paraguay a solicitud del Dr. Francia.

Varias e importantes fueron las resoluciones tomadas, entre las que se debe citar las siguientes:

  1. Se reafirmó la declaración de la independencia y se aprobó el cambio de denominación del país pasando de Provincia del Paraguay a República del Paraguay.
  2. Se adoptaron la bandera y el escudo nacionales.
  3. Se aprobó un Reglamento de Gobierno, conformando lo que podría darse en llamar la primera Constitución Nacional.
  4. Se estableció la figura del Consulado, ejercido por dos ciudadanos en igualdad de condiciones y poder que deberían gobernar por el término de un año.

Bibliografía:
Silvero, Jorge. En Los orígenes del Poder Judicial Paraguayo en el siglo XIX. El Poder Judicial en el Paraguay, sus Orígenes y Organización 1870-1900. Tomo I. Corte Suprema de Justicia. Asunción. 2011.

Total de vistas 1,548