Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Febrero y abril son fechas importantes en el recordatorio nacional al referirnos a la mujer. El 24 de febrero se recuerda el Día de la Mujer Paraguaya y el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer, ambas fechas muy cercanas al paraguayo por su gran significado histórico y cultural.

Lavanderas

Lavanderas en un arroyo de Asunción (Foto de la Colección Charles Müller)

La importancia del festejo va mucho más allá que una simple marca en el calendario para su recordación. El merecimiento de la mujer hace que las fechas que se pudieran establecer para un homenaje, en realidad se dediquen para una profunda reflexión y muestra de admiración hacia el papel que desempeña ella como amalgama de la familia y la sociedad.

El 8 de marzo fue establecido como fecha internacional por la ONU en 1911 para homenajear a un grupo de mujeres obreras que tomaron las calles en la ciudad de Nueva York (EE.UU.), en 1857, para protestar por las pésimas condiciones en que trabajaban.

Luego, ante el despertar de las reivindicaciones femeninas que buscaban mejorar sus condiciones sociales y económicas, así como establecer la igualdad en el trato con el hombre, fueron sucediéndose varias acciones en todo el mundo que llevaron finalmente que la Organización de las Naciones Unidas declarase tal fecha como internacional con el objetivo de reflexionar profundamente acerca del rol de la mujer en los quehaceres del mundo.

En el Paraguay

En el Paraguay, aparte del 8 de marzo también recordamos el 24 de febrero como el Día de la Mujer Paraguaya, establecido en 1974 gracias a una propuesta en el Congreso de la diputada nacional Carmen Casco de Lara Castro a iniciativas de la historiadora Idalia Flores de Zarza, quien basó su proposición en la Primera Asamblea de Mujeres Americanas que se llevó a cabo en Asunción en 1867 en la que las damas de la sociedad paraguaya decidieron donar sus joyas para contribuir a financiar la causa nacional, iniciativa que tuvo eco notable y a la que se adhirieron mujeres de todo el país.

La historia del Paraguay está jalonada de situaciones en que la mujer fue protagonista principal. Desde la época de la Colonia con Mencia Calderón de Sanabria o Jesusa de Bocanegra, pasando por las indígenas cuyos vientres gestaron la simiente del mestizaje que dio origen a la raza paraguaya, o las heroicas mujeres que sufrieron las penurias de la Guerra Grande y que luego tuvieron que reconstruir el país con las mismas manos con las que enterraron a sus seres queridos.

Cómo olvidar a todas aquellas que durante la otra contienda que enlutó al Paraguay, la Guerra del Chaco, labraron la tierra, sostuvieron económicamente al país, curaron las heridas y llevaron solaz a los soldados con una brillante actuación en todos los ámbitos de la sociedad.

Cómo no recordar, entonces, a todas las mujeres que construyeron esta nación al lado de los hombres, codo a codo sin amilanarse: conquistadoras, audaces guerreras, educadoras, mártires, enfermeras, brillantes profesionales, madrinas, esposas, madres, hijas y hermanas. Heroínas ciudadanas que merecen todo homenaje que el pueblo les pueda brindar, así como el instante de reflexión que su labor necesita para saber apreciar su verdadero valor.

¡Si te gustó, registrate!