Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Uno de los edificios más emblemáticos, y por qué no decirlo el más importante de nuestro país por el significado que le da la ciudadanía, es el Oratorio de la Virgen Nuestra Señora de la Asunción y Panteón Nacional de los Héroes.

PanteónEn 1537, Juan de Salazar y Espinoza fundó a orillas de la bahía de los carios-guaraníes el fuerte que había prometido tiempo antes a los nativos que le habían recibido a él y sus soldados mientras iba camino al norte por el río Paraguay en exploración.

La que a la larga se convertiría en la ciudad de Asunción, cuyo título oficial es “La Muy Noble y Leal Ciudad de Nuestra Señora Santa María de la Asunción”, también conocida como la “madre de ciudades, amparo y reparo de la conquista” y “cuna del primer grito de la libertad en América”, fue puesta por los españoles bajo el amparo religioso de la Virgen de la Asunción, cuya recordación coincidía con la fundación de la casa militar, el 15 de agosto de 1537.

Según la historiadora compatriota Margarita Durán Estragó, quien le dedicó mucho tiempo a investigar lo referente a la Patrona de la ciudad, no existe certeza acerca del origen de la devoción. Dice que “en la nave de Pedro de Mendoza venía como titular una imagen de la Concepción, la que luego pasó a manos de Salazar. Cuando fundaron Asunción, la imagen desembarcó con ellos y se creó la primera capilla religiosa del Paraguay con esta figura. Como la misma se realizó en la fecha correspondiente a la recordación de la Asunción de María, como no había una imagen suya, el fuerte levantado quedó bajo el amparo y la protección de la advocación de la Virgen que desembarcaron” (Estragó, 1996).

En la otra esquina…

Algunos investigadores afirman que la imagen de la Virgen de la Asunción tuvo solamente dos capillas o “casas” en esta que es su ciudad. La primera de ellas en las actuales calles Palma y Chile, pero en la esquina opuesta a donde se encuentra ahora el Oratorio y Panteón. Según dicen es en el mismo sitio donde está el Lido Bar y según otros en el solar de al lado, donde se halla el estacionamiento, y estuvo siempre al custodio de la familia Machaín-Zavala y sus descendientes.

Lo cierto es que por razones políticas debido a que la Iglesia católica no toleraba la relación de Madame Lynch con Francisco Solano López, en 1863, siendo ya el mariscal presidente del Paraguay, le ordenó al arquitecto italiano Alesandro Ravizza y al constructor Giácomo Colombino la construcción de un oratorio particular en donde podrían realizar sus devociones sin tanta pena. El edificio es una construcción neoclásica inspirada en la capilla de Los Inválidos (París, Francia) construida en el siglo XVII, sitio donde se encuentran los restos de Napoleón Bonaparte, y en el Colegio Cuatro Naciones también en París, así como también en la capilla Santa María Carignano (Génova, Italia), sobre todo en el estilo del domo y en la cripta.

Dicha construcción se encontraba en el mismo lugar donde ahora se alza el edificio, en la misma manzana, sólo que la propiedad era del Mariscal y estaba cercada. La Guerra contra la Triple Alianza estaba muy cerca, y la misma impidió que ésta y otras construcciones planificadas por el gobierno y particulares, se pudieran llevar a cabo.

Las cosas en el Paraguay resultaron muy mal durante y luego de la contienda bélica contra la Alianza. Un alto precio fue pagado por las personas y las instituciones; edificaciones tales como el Palacio de López, el Teatro de la Ópera y el mismo Oratorio quedaron postergadas y abandonadas mucho tiempo, cuando no destruidas.

Terminado mucho tiempo después

Recién luego de que asumiera la presidencia de la República como presidente el Cnel. Rafael Franco, en 1936, se terminó la construcción del Oratorio y se le dio la función de Panteón de los Héroes. Se trasladaron a él los restos del Mariscal López que fueron rescatados de Cerro Corá, así como los de un soldado desconocido que cayó en la Guerra del Chaco, transformando el edificio en un monumento cívico de homenaje a los héroes de la patria.

Cuando en 1937 asumió el poder el presidente Dr. Félix Paiva, debido a supuestas presiones populares le devolvió al edificio su carácter de Oratorio dedicado a Nuestra Señora Santa María de la Asunción, Patrona y Mariscala de los Ejércitos del Paraguay, siendo colocada en un altar la imagen que correspondía a su jerarquía, funcionando desde ese momento la construcción en su doble carácter cívico-religioso.


Sitio de encuentro popular

El edificio es quizás el sitio más emblemático del país. En sus jardines y veredas se convoca la ciudadanía para expresar sus emociones, ya sea luego de un partido de fútbol para festejar una victoria, ya sea para realizar un acto de protesta, presenciar el cambio de la guardia y el izamiento o el descenso de la bandera.

Cuando se realizaron los festejos que recordaron los 200 años de la independencia del Paraguay, ese sitio fue el escogido espontáneamente por los miles de espectadores que presenciaron el emotivo acto de luces y colores, así como la entonación multitudinario del Himno Nacional paraguayo.

En sus veredas se pueden encontrar indígenas que venden artesanías, estudiantes con su alegría a cuestas, turistas que sacan fotos y gente que toma el sol mirando la vida pasar por la congestionada calle Palma mientras los aromas del Lido Bar inundan la calle e invitan a pasar por sus mostradores siempre que encontremos un lugar donde sentarnos.


 

Bibliografía
Díaz de Guzmán, R. (1835). Historia Argentina del descubrimiento, población y conquista de las provincias del Río de la Plata. Buenos Aires: Imprenta del Estado
Durán Estragó, M. (1987). Templos de Asunción 1537-1860. Asunción: Biblioteca de Estudios Paraguayos, Universidad Católica
Durán Estragó, M. (2000). Oratorio de la Virgen de Asunción. Asunción: Arzobispado de Asunción
Wisner de Morgenstern, F. (1996). El Dictador del Paraguay José Gaspar de Francia. Asunción: Editora Litocolor

¡Si te gustó, registrate!